Vascular

Esta técnica mejora la oxigenación de la sangre y los tejidos, lo que puede ser crucial en el tratamiento de afecciones vasculares como úlceras diabéticas, gangrena y heridas crónicas. Al aumentar la concentración de oxígeno en los tejidos afectados, se fomenta la formación de nuevos vasos sanguíneos y la cicatrización de heridas.

Además, puede reducir la inflamación y el riesgo de infecciones.
Estos beneficios hacen que la terapia hiperbárica sea una herramienta valiosa para mejorar la circulación y acelerar la recuperación en pacientes con problemas vasculares.

Úlceras

La Cámara Hiperbárica presenta beneficios en úlceras, aumentando la difusión de oxígeno, mejorando la cicatrización, angiogénesis y actividad de fibroblastos. Los efectos fisiológicos incluyen control de edema, potenciación de la acción bactericida y aumento de la síntesis de colágeno.

Pie diabético

En el Pie Diabético, la Cámara Hiperbárica promueve la cicatrización, previene necrosis, disminuye requerimientos de insulina y estimula el sistema inmunológico. Los efectos fisiológicos involucran corrección de hipoxia, estímulo de cicatrización y angiogénesis, y aumento de defensas contra infecciones.

¿Necesitas más información?