Injertos y colgajos

La medicina hiperbárica es esencial en el manejo de injertos y colgajos, proporcionando un ambiente enriquecido con oxígeno que es clave para la supervivencia del tejido trasplantado. Esta técnica, que implica respirar oxígeno puro en una cámara a presión elevada, promueve la angiogénesis, esencial para la integración y viabilidad de injertos y colgajos. Al mejorar la perfusión de oxígeno en los tejidos, facilita la cicatrización y reduce significativamente el riesgo de necrosis.

Esta propiedad es particularmente valiosa en procedimientos reconstructivos complejos, donde la oxigenación adecuada puede ser la diferencia entre el éxito y el fracaso del trasplante de tejido.

La Cámara Hiperbárica beneficia injertos y colgajos, aumentando el oxígeno entre la herida y su entorno, promoviendo la proliferación de fibroblastos y mejorando la viabilidad del tejido afectado. Efectos fisiológicos incluyen corrección de hipoxia, estimulación de cicatrización y angiogénesis, y fortalecimiento del sistema inmunológico.

¿Necesitas más información?