Escaras

La medicina hiperbárica, que consiste en respirar oxígeno puro en una cámara presurizada, ofrece importantes beneficios en el tratamiento de escaras o úlceras por presión. Esta terapia mejora significativamente la oxigenación de los tejidos afectados, lo que es crucial para la cicatrización de estas lesiones. Al incrementar el flujo de oxígeno, se estimula la formación de nuevos vasos sanguíneos y se acelera la reparación del tejido dañado.

Además, la terapia hiperbárica reduce el riesgo de infección, una complicación común en pacientes con escaras. Por lo tanto, esta modalidad terapéutica puede ser una herramienta valiosa para mejorar la curación de las úlceras por presión, especialmente en casos crónicos o severos.

¿Necesitas más información?